Editorial 10: Los derechos humanos

ARSEEEditorialLeave a Comment

El pasado 10 de diciembre del 2019 se celebró el día mundial de los derechos humanos, y que mejor oportunidad se nos otorga en la educación superior para promoverlos, respetarlos, protegerlos y garantizarlos. Asimismo, es importante que prioricemos como instituciones del nivel superior la prevención, investigación, sanción o reparación en el caso de aquellos derechos que hayan sido violados.

Erradiquemos de una vez por todas, la discriminación motivada por el origen étnico, la edad, el género, el nivel socioeconómico, las condiciones de salud, las preferencias sexuales, el estado civil, la religión, las opiniones, el color de piel o cualquier otra que atente contra la dignificación de nuestra comunidad educativa.

Particularmente los derechos humanos se basan en dos principios primordiales, la igualdad y la no discriminación. Cuando se habla de igualdad, se refiere a la que debe existir entre hombres y mujeres. Pero esto no quiere decir, que se busque la igualdad en sus capacidades, sino que tengan acceso a las mismas oportunidades.

Respecto a la no discriminación hacia las mujeres, esta ha tenido sus reflejos dentro de las aulas universitarias. Hoy en día se tiene un mayor acceso de población femenina a las IES. Y aunque se puede garantizar este derecho para todas las mujeres, siguen existiendo limitantes como el techo de cristal, que impide a las féminas ascender hacia los niveles superiores de la escalera corporativa.

La lucha por los derechos de los universitarios debe ser incesante, férrea y autentica. La participación de los jóvenes es un preámbulo para lograr un desarrollo sostenible para todos en materia de derechos humanos. Son ellos quienes encabezan las movilizaciones sociales, quienes buscan más que nadie la transformación social, política y económica del país.

Es momento de cobijarlos, de empoderarlos positivamente, evitando que se marginen y que no puedan disfrutar de sus derechos. Esto generará en un futuro beneficios a nivel mundial. Concluyo asegurando que todos corremos un gran riesgo el día que estos valores se dejen de practicar, porque estará en riesgo la integridad del ser humano en todas sus aristas. Es momento de defender nuestros derechos y los de los demás.

Mtro. Carlos Cadena Jarquín
Universidad Canadiense

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *